Edición Digital de El Borrador - N°20 - Noviembre de 2000

Un pueblo pobre en un país rico
Informe de la pobreza en Argentina
La Argentina es un país relativamente rico. Sin embargo, pese a su riqueza, es también un país con un nivel relativamente alto de pobreza.

Desde 1991, el país ha pasado por un período de ajuste que ha conducido a una disminución notablemente marcada en la tasa de inflación, la privatización de las empresas estatales y la apertura de la economía al comercio extranjero. Todos estos ajustes han afectado a los pobres, en particular mediante sus efectos sobre la demanda de fuerza laboral. A estos cimbronazos, se ha agregado la reaparición de la crisis económica, que también ha disminuido el ritmo de crecimiento.

I- Aumento y distribución de la riqueza

La historia de los últimos veinte años se puede dividir en dos períodos:

1) En el primero, durante los años ochenta, la economía se vio afectada por la crisis de la deuda y los déficit fiscales altos, lo que condujo a la inflación cuando el Gobierno no pudo adoptar medidas lo suficientemente correctivas. En 1989 la inflación llegó al máximo de 3.000 por ciento. Durante este período, el crecimiento fue negativo y el desempleo y la pobreza aumentaron gradualmente, llegando al máximo en 1990 después de que la hiperinflación que hizo eclosión en julio de 1989. Sin embargo, este período se vio marcado también por el retorno a la democracia, y el comienzo de las reformas, en particular en función de la liberación o apertura del comercio.

2) En el segundo período, que comenzara con el gobierno de Menem en 1989, la inflación fue controlada, se comenzó con las políticas de desregulación de la economía y las privatizaciones. Para fines de los años noventa, el crecimiento había regresado, la economía casi se había duplicado en volumen y la inflación había descendido a menos de 1% por año. Sin embargo, el control de la inflación, los mercados competitivos y desregulados, parece asociarse con niveles más altos de desempleo. Mientras los años noventa vieron una disminución en la pobreza y el desempleo del punto máximo de 1990, estas tasas nunca han regresado a los niveles bajos de principios de los años ochenta.

A su vez, los años noventa pueden dividirse en dos subperíodos:

a)
1990-94, cuando la estabilización restauró el crecimiento y redujo la pobreza y el desempleo.

b) 1995-98, cuando el crecimiento se redujo. Como resultado, la pobreza urbana en 1998 fue relativamente alta al llegar a un 29%, en el que un 7% de la población vive en la pobreza extrema.

En números absolutos, dado que hay alrededor de 32 millones de personas que viven en zonas urbanas, esto significa que alrededor de 9 millones están viviendo en la pobreza y alrededor de 2 millones en la pobreza extrema.

Entre los niños, las tasas de pobreza son aún mayores, registrándose un 45% de niños pobres que viven en la Argentina.

¿Quién se benefició del crecimiento?


Cuando se reanudó el crecimiento en los años noventa, los pobres se beneficiaron relativamente poco en término de ganancias de ingresos. Sí ganaron en términos de los servicios y programas sociales. Al aumentar el ingreso per cápita promedio, la distribución de los ingresos empeoró y los ingresos del 20 % más pobre disminuyó en términos reales.
La proporción de ingresos recibidos por el 20% más pobre ha descendido desde 1990, de tal forma que en 1998, recibieron menos del 5% de PIB total. En cambio, el 20% más rico aumentó su participación al mismo tiempo de un 51% a un 54%.

Ingresos del trabajo primario por nivel de calificación

Año
(ingresos mensuales en pesos)
Profesional
Calificado
No Calificado
1990
1176,7
570,2
366,20
1992
1483,6
685,2
438,90
1994
1715,8
725,4
424,40
1996
1661,9
632,5
354,50
1998
1794,1
644,8
456,20
Crecimiento 1990-94
45,8%
27,2%
15,8%
Crecimiento 1994-98
4,6%
-11,1%
-16,1%
Fuente: INDEC/Encuesta Permanente de Hogares

¿Quiénes son los pobres?

En términos generales, el pobre:
- tiene familias mucho más grandes.
- tiene familias más jóvenes con coeficientes de dependencia altos.
- tiene tasas de desempleo mucho mayores (dos veces la del no pobre)
- tiene menos años de escolaridad (alrededor del 25% menos)
- tiene mayor probabilidad de trabajar en el sector informal.

Características de los pobres

 
Indigente
Pobre
No Pobre
Tamaño de familia (miembros)
5-6
4-6
3-1
Edad promedio (años)
20,9
25,1
34,7
Tasa de familiares a cargo (por trabajador)
4,1
3,0
1,4
Años de escolaridad
6,9
7,9
10,5
Empleo informal (%)
46,4
44,6
36,2
Tasa de desempleo (%)
36,5
22,6
8,9
Fuente:Encuesta permanente de Hogares

Como aparece en el cuadro, las diferencias son aún más significativas para los indigentes. Estos pobres indigentes representan alrededor del 7% de la población y son los que se encuentran en los márgenes extremos de la pobreza: son más jóvenes, tienen más niños, tienen más personas que dependen de un asalariado y tienen una tasa de desempleo mucho mayor (37%). Dado su bajo nivel de educación- alrededor de 7 años en término medio- y los rendimientos decrecientes de los trabajadores con ese nivel de educación, tienen escasas pers-pectivas de aumentar sus ingresos en el mercado de trabajo actual.

Tasa de pobreza por ingresos

Población
Santa Fe y Santo Tomé
Gran Rosario
Capital Federal
Total aglomerados urbanos
Pobre Indigente
37,50% 13,20%
33% 7,10%
8,80% 1,40%
31,90% 9,80%
Pobre Indigente
53,30% 22,80%
52,90% 13,50%
18,80% 1,50%
48,40% 17,10%
Menores de 15 años
Pobre Indigente
53,30% 22,80%
52,90% 13,50%
18,80% 1,50%
48,40% 17,10%
Población de 60 años y más
Pobre Indigente
19,10% 2,60%
12,70% 1,30%
3,50% 0,20%
14,50% 3,40%
Fuente: INDEC 1999

Dado que las familias pobres son tanto más grandes como más jóvenes en promedio, los niños tienen una mayor tendencia a estar en la pobreza que los adultos. Más del 45% de los niños ( de 0 a 14 años de edad) en Argentina son pobres.
Un factor obviamente importante en las diferencias de explicación entre los pobres y los que no lo son, es la cantidad de miembros de familia y el número de niños.

Continúa en pág. siguiente

Santa Fe Planet - Web Developers