Edición Digital de El Borrador - Noviembre del año 2000 - Año 3 - N° 20

EDITORIAL

LA ARGENTINA DE FIN DE SIGLO


          No cabe duda que podemos empezar a pensar nuestro país haciendo un balance de fin de siglo, porque estamos en eso y porque las cosas que nos pasan no son meras casualidades, no les ocurren a otros ni son por culpa de otros, somos nosotros, el pueblo (que ahora se lo desagrega y se le dice "la gente") los herederos del mítico reclamo por saber "de qué se trata", los supuestos protagonistas de todos los tiempos, hoy también somos a quienes nos pasa lo que nos pasa y conmueve.-

Sin pretender, ni poder abordar todos y cada uno de los elementos distintivos de estos tiempos, empezaremos por algunos.-

La pobreza, no como virtud moral o religiosa, sino como resultado agraviante de una distribución económica injusta es, sin dudarlo, una característica de este fin de siglo que nos atemoriza, nos roza o directamente nos duele. Hemos dedicado varias páginas de El Borrador a este tema, que no se soluciona con una moneda lastimera, ni con un rechazo a esa realidad, que termina sacando de nuestra vista a los pobres; tampoco pensando que es una cuestión de los políticos y de los gobernantes, o de "los que tienen" …; porque creemos que es un problema de todos, debemos empezar por tomar conciencia de la dimensión del mismo y que cada uno es una parte del todo responsable. Mientras nuestros brazos permanecen cruzados, mientras nos limitamos a una moneda tranquilizadora o esperamos que otros solucionen este problema que se nos viene encima… los pobres aumentan, nadie soluciona nada y…así llegamos a este fin de siglo.-

La crisis o falta de fe en todo y en todos, aún en uno mismo, es otra de nuestras compañeras de este tiempo. "Muchos, de luchar están cansados, y no creen más en nada de lo bueno de este mundo…" cantaban los Iracundos a fines de los 60…y aún está de moda porque aún hay muchos que hoy tienen ese sentimiento, y seguramente cada día podemos encontrar un motivo más para dejar de creer en algo o en alguien…y si no es así ¿qué podemos decir de Chacho Alvarez…?, que se fue y dejó sembrado en todo el mundo que el sistema político y de gobierno de la Argentina no es confiable, que las esperanzas que muchos tuvieron son más ilusorias que fundadas, que ni en él mismo se puede creer mucho, porque fue parte de lo que hoy acusa y…si la única forma honesta de vivir es trabajando, ¿de qué vive hoy este señor…?, ¿ lo mantiene su señora…?

Las viejas injusticias sociales de fines del siglo pasado, de comienzos del presente, reviven hoy con injuriante multiplicidad. Parece mentira, pero el trabajo "a destajo" sustituye al de relación de dependencia y con un engañoso "profesionalismo" nos quieren quitar a los docentes los pocos derechos conquistados…y a esto "se prestan" muchos: algunos son funcionarios, otros son empleadores, otros son directivos, otros se dicen pedagogos y hasta hay compañeros que se suman, ingenuos o bienintencionados, pero responsables todos de este retroceso disfrazado de progresismo.-

Los medios de comunicación y sus actores aparecen como casi los únicos o exclusivos detentadores de la verdad, de lo virtuoso y de lo justo.
Los grupos empresarios de prensa rechazan toda réplica, con la misma soberbia del primer pecado, como si fuera un agravio. Los modelos sociales incosistentes y sus “moralinas” son impuestos por esta “patria mediática” en toda mente y en todo hogar que les permite su ingreso, sin atenuantes ni apelación posible.

La impunidad, nacida del poder sin ética ni escrúpulos, aparece como una necesaria compañía de los que solapadamente ejercen el autoritarismo autocrático, que no mengua frente a la ley, ni la justicia, ni la moral. No sería posible de otro modo que ante el incumplimiento de la ley o de los derechos elementales, algunos pretendan que nadie les reclame, que los reclamos se acallen o que las deudas no existan, porque son Ellos, simple y sencillamente son Ellos…! Lamentablemente muchas veces la autoridad, la que siguiendo al P. Suárez decimos que viene de Dios, la autoridad prudente y necesaria en toda sociedad, cae en la misma "volteada" , sin redención posible.-

Hemos superado la esclavitud, los antibióticos nos defienden de los virus, hemos desterrado la esterilidad de los vientres de nuestras mujeres, estamos a pasos de conocer el origen del universo y clonar un ser humano será posible en cualquier momento, pero los males morales que aquí mencionamos serán "materias pendientes" para el nuevo siglo, que deberemos construir con más solidaridad, más justicia, más verdad, más humanismo!

Hasta pronto.-

Pedro Bayúgar
Secretario General SADOP Santa Fe
Seceretario Adjunto Consejo Directivo Nacional


Volver Principal
Santa Fe Planet - Web Developers