Edición Digital de El Borrador - Diciembre del año 2000 - Año 3 - N° 21

EDITORIAL

DAVID Y GOLIAT


Cuenta la Biblia esta conocida batalla, desigual y de aparente ilógico resultado, entre un joven y humilde pastor, supuestamente inexperto, de profundas convicciones e inconmensurable dignidad, y un guerrero filisteo de enorme estatura, soberbio, de aquilatada preparación para la guerra y armadura de la mejor. Goliat humilló con su desafío guerrero a los israelitas y David reaccionó en defensa de la dignidad de su pueblo. Hoy, los medios de comunicación y hasta las apuestas y los mercados, todos darían por ganador al filisteo y despreciarían la ingenuidad y convicciones del pastor, argumentando sobre la importancia de la técnica y la ineficacia del voluntarismo. El resultado no sólo enfatiza el triunfo del bien sobre el mal, sino también el de la humildad sobre la soberbia, del débil sobre el poderoso, de la dignidad sobre los intereses…!

No sólo me parece comparable la situación de Argentina con respecto a los poderosos del mundo, sino de los trabajadores, humildes luchadores por sus convicciones y su dignidad, con respecto a los que sólo creen en los resultados, los intereses, el dinero, el poder. Y que nadie se equivoque, los Goliat de hoy, los filisteos de nuestro tiempo, no sólo hablan inglés, son americanos y mascan chicle con cara de bobos, muchos, lamentablemente muchos, son de apariencia criolla, dicen defender a los trabajadores, hablando de la virtud, de los valores, y son más moralistas que ninguno, pero llegado el momento de las definiciones, momentos en los que no queda lugar para las ambigüedades, o las posiciones supuestamente superadoras, estos filisteos de hoy siempre terminan apostando contra los trabajadores o haciéndole el "caldo gordo" a los que embisten contra la dignidad y los derechos de los humildes y los débiles.-

Estamos a un par de semanas de iniciar un nuevo siglo; en Estados Unidos todavía no encuentran al Presidente que el pueblo eligió, tan luego ellos, los campeones de la democracia y los tutores mundiales de la libertad; en Argentina el gobierno nacional tampoco encuentra el rumbo cierto y exitoso para su mandato, y el pueblo no deja de pensar dónde quedaron las promesas electorales, adónde se fue la esperanza que legitimó la elección de la Alianza, quién remató la expectativa de vivir mejor…!

Nadie podría suponer que los desafíos desaparecerían…, y ciertamente lejos de desaparecer crecen en cantidad y calidad.-

A la competencia entre obras sociales, el año que viene deberemos sumarle la competencia total entre obras sociales y empresas de medicina prepagas. Nosotros rechazamos esta competencia porque, como en cualquier contienda, siempre habrá un ganador y un perdedor, y en la salud como en la educación, nadie debe perder , pero claro, como los que van a perder son los trabajadores y además de su dinero, que es poco, sólo perderán salud, calidad de vida, o días de vida, no serán empresas que quiebran o capitales extranjeros que pierden rentabilidad…, este quebranto carece de relevancia.-
En este panorama de desigualdades hay que contemplar que alguno de nuestros empleadores, felizmente muy pocos hasta ahora, ha decidido salir a competir. Siempre a través de parientes, disimuladamente, como si fuera empresa de otros, bien a lo filisteo; recibirá el hondazo de la dignidad de los docentes privados y de los trabajadores todos.-

Como corolario de las injusticias ocurridas en el campo de la previsión social, los jubilados terminarán siendo "el blindaje" para la economía argentina. Es que los nuevos compromisos ante el FMI implican que, al cabo de 5 años, se forme un Fondo de 135.000.000 de dolares para garantía de acreedores e inversores extranjeros, si multiplicamos los $ 200 por la cantidad de jubilados, por 60 meses, la economía argentina habrá logrado cumplir con una exigencia más ( y van…) del FMI, para esto mismo es el congelamiento de vacantes y gastos públicos por 5 años y todo para cualquiera…, menos para nosotros, menos para nuestra educación, menos para nuestra salud, menos para nuestros viejos y nada para nuestro pueblo…!

Así terminamos este siglo, nuestra convocatoria es para defender la unidad y solidaridad de los trabajadores, alejados del paternalismo de los poderosos y de las mentiras de los filisteos criollos; nuestra lucha tiene dignidad, es humilde pero también grandeza de objetivos, es pobre de instrumentos pero encierra la riqueza mayor en los valores de nuestra cultura, de nuestra solidaridad, de nuestro orgullo de ser pueblo (no gente individual y aislada). Por todo esto tenemos fe en lo que luchamos y la esperanza, como David, que con lo nuestro triunfaremos.- Nuestro triunfo no significará otra cosa que la felicidad buscada, la que muchos nos desean y que entre todos nosotros vamos a construir.-

Para los que creen y esperan la Navidad: que la vivan intensamente, y para todos que el Año Nuevo sea feliz, para empezar bien el Siglo.

Pedro Bayúgar
Secretario General SADOP Santa Fe
Seceretario Adjunto Consejo Directivo Nacional


Santa Fe Planet - Web Developers