Estabilidad- Carrera docente
Edición Digital de El Borrador - Número 25 - Septiembre de 2001

La estabilidad en la docencia

La estabilidad laboral ha constituido siempre una legítima as piración de todos los trabajadores. Pese a que la Constitución Nacional, en su artículo 14 bis establece “la protección contra el despido arbitrario”, en los hechos, esto ha quedado reducido a una indemnización pecuniaria para el trabajador.
Previo a la aprobación del Estatuto del Docente Privado, sancionado en 1947 mediante Ley Nº 13.047, los docentes privados estaban equiparados a los empleados de comercio, es decir, sin estabilidad. Este Estatuto introdujo algunas mejoras al establecer el derecho a indemnización frente al despido sin causa, desde el primer día de trabajo.
En la provincia de Santa Fe, en 1973 se sanciona la Ley Nº 6.978, que modifica los arts. 28 y 29 de la Ley de Enseñanza Privada Provincial Nº 6427. La nueva norma establece que se admitirán como causales de despido el mal desempeño y la inconducta del docente, probadas mediante sumario, el que deberá substanciarse previamente ante el Servicio Provincial de Enseñanza Privada. También pena al empleador que despida por otras causas o sin la substanciación del sumario, con la pérdida del aporte para el cargo que ocupaba el despido. En el año 1975, el decreto Nº 11, amplía el beneficio de esta ley para todo el personal escolar (incluyendo administrativos y personal de servicio), pero transforma la pérdida del aporte en una suspensión del
mismo de hasta dieciocho meses. Escasa es la aplicación de esta ley en nuestra provincia, cuando por caprichosas fundamentaciones justificaron el accionar de los funcionarios obligados a cumplir la norma.
En algunos estatutos provinciales para la enseñanza privada, se introdujo la estabilidad del docente privado equivalente a la del docente oficial.
Pero efímera fue su vigencia, ya que se

alzaron las voces de las patronales, alegando que se coartaba la libertad de contratación o elección del personal, que el proyecto de la institución era el sustento del contrato de trabajo, que no podía ser desvirtuado por el trabajador, ni éste amparado por ningún derecho que hiciera ceder el derecho del propietario de elegir a su personal.
La solución de este viejo conflicto, provendrá de la Convención Colectiva del sector, donde trabajadores y empleadores acuerden alguna fórmula de estabilidad.
Los docentes oficiales, gozaron prácticamente desde siempre de la estabilidad en sus cargos, a los que accedieron por concurso. Muchas veces, las demoras tanto en el llamado a concurso, como en la concreción de los ofrecimientos, determinaron que muchos de estos docentes permanecieran por largo tiempo como interinos en el sistema (figura que no existe en la enseñanza privada).
A principios del mes de agosto, el gobierno de provincia de Santa Fe, anunció que impulsaría un proyecto de ley para titularizar a cerca de 15.000 docentes interinos del sistema educativo provincial. Según expresiones vertidas por el propio gobernador, depende de las características que reúna esta norma que se pretende impulsar, la posibilidad de no generar injusticias, en vistas de que tanto la Constitución Provincial, como la Ley de concursos y sus Decretos reglamentarios, establecen criterios para producir esta política.
Cabe destacar aquí, que así como la estabilidad laboral es un bien preciado por todos, no debe omitirse el apreciar, valorar y reconocer la carrera docente, porque el avance o progreso profesional es un derecho consagrado en distintas normas.
Lógicamente, que para concretar este avance o progreso, se exige en todos lo

casos que el candidato reúna o cumpla con una serie de exigencias. En todas las actividades existen requisitos, unidos al transcurso del tiempo y al desempeño responsable de las tareas propias de cada momento.
Volviendo a la ley de Enseñanza Privada Provincial Nº 6427, ésta legisló sobre el escalafón en la escuela privada, pese a la época de su sanción. Tanto el artículo 36, que establece que “el escalafón en las escuelas privadas se hará por escuela”, como en el artículo 31, donde determina los requisitos para el orden de mérito a ocupar en el escalafón, estableciendo que los docentes privados serán calificados de la misma forma que los docentes oficiales, consagró el derecho de los docentes privados a tener escalafón en su escuela.
Si un empleador tiene la libertad absoluta para elegir a su personal, para designarlo sin ningún tipo de limitaciones, y finalmente cuando deba promoverlo a los cargos directivos, deja de lado a dicho personal y designa a un extraño, está confesando públicamente que se equivocó en la elección de su personal y que el sistema de libertad absoluta no es bueno.
Si las pautas del ingreso son objetivas, si las de calificación docente ya están establecidas en la Ley de Enseñanza Privada, el éxito de la comunidad educativa será que sean promovidos los integrantes de la misma que sean considerados los mejores o más aptos, por sus esfuerzos y méritos volcados en un escalafón. Lo contrario, podrá ser un derecho de los empleadores, pero simplemente demuestra el fracaso de la comunidad educativa.
Los docentes privados deberemos defender estos derechos y tener en cuenta, además, que si la calificación pareciera injusta, se cuenta con el Tribunal de Apelaciones del Servicio Provincial de Enseñanza Privada, cuyos integrantes serán votados próximamente por todos los trabajadores de la enseñanza privada.

Congreso Nacional del SADOP

El pasado 9 de agosto se realizó, en Capital Federal, el XII CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO del SADOP, con la participación de los congresales de las Seccionales y Delegaciones de todo el país, que al iniciar la jornada eligieron la mesa directiva del Congreso, la que quedó constituida de la siguiente manera:

· Presidente: Pedro Bayúgar (Secretario General Seccional Santa Fe y General Adjunto del Consejo Directivo Nacional)
· Vice-presidente 1ero.: Mario Almirón (Secretario Gremial Consejo Directivo Nacional)
· Vice-presidente 2do.: Cristina Martini

(Secretaria Adjunta Seccional Tucumán) · Secretaria: Gabriela Lamonega (Secretaria General Seccional Capital Federal)
Para rubricar el acta fueron designados: · María C. Lázzaro (Secretaria General Seccional Rosario)
· Juan Carlos Cuyas (Secretario Ad junto Seccional Pcia. de Buenos Aires)

Tanto la apertura como el cierre del Congreso, estuvieron a cargo del Secretario General del SADOP, Prof. Horacio Ghillini, quien realizó una síntesis sobre la realidad de nuestro país y las acciones desarrolladas como integrante del Consejo Directivo de la

CGT, así como también un breve informe sobre la reunión que mantuvo en la Conferencia Episcopal Argentina en ese mismo día, donde participó por la CGT junto a representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de las Pymes.

Durante el transcurso del Congreso se dieron a conocer informes sobre: Fondo Nacional de Incentivo Docente, desarrollo de las paritarias del sector y participación del SADOP en organizaciones sindicales internacionales. En horas de la tarde, los congresales trabajaron, reunidos por región, sobre la realidad del sector en cada una de las jurisdicciones, y el crecimiento y desarrollo organizativo del SADOP.

Volver Anterior
Siguiente
Santa Fe Planet - Internet & Marketing