Edición Digital de El Borrador - Mayo 2002 - Año 5 - N° 31

La Crisis...

Talleres
Ctro. Jubilados
Form. Docente
Beneficios...
 


 
 

EXIGENCIAS DEL FMI
La crisis argentina

El Fondo Monetario Internacional. Sus exigencias y las consecuencias para el pueblo

El Diario Le Monde Diplomatique, publicó, en su edición del mes de abril de 2002, un artículo Titulado “Insistencia en políticas suicidas” ¿Para qué sirve el acuerdo con el FMI?”, en el que se describe como un organismo internacional puede imponer restricción en un Estado tan destruido y una soberanía nacional tan desvastada como la Argentina, destacando que el discurso del gobierno y los economistas del establishment es tan absurdo como los del blindaje y el megacanje.
Algunas de las expresiones vertidas en la mencionada publicación, expresan lo siguiente:
“La creación del FMI fue decidida en Estados Unidos en el año 1944. En marzo de 1946 se realizó la reunión inaugural, habiendo empezado el organismo a funcionar al año siguiente.
El Convenio Consultivo del Fondo Monetario Internacional, en su artículo I establece las funciones del mismo:
· Promover la cooperación monetaria internacional
· Facilitar el comercio
· Fomentar la estabilidad cambiaria
· Contribuir a establecer un sistema multilateral de pagos
· Infundir confianza a los países miembros
· Aminorar el desequilibrio de las balanzas de pagos.
Como se observa, ninguna de las atribuciones originales autoriza al FMI a intervenir en la política económica interna de los países miembros. La acción del FMI se apartó de esos fines y siguió otra estrategia: sobre la base de una relación de fuerzas -la del acreedor frente al deudor insolvente- la “comunidad financiera internacional” dicta a los países cómo extraer excedentes fiscales externos para “honrar sus obligaciones”. Además decide cómo deben estructurar sus economías y sus sociedades, algo que nada tiene que ver con la deuda original ni con circunstanciales dificultades de pagos externos. Se aprovecha una crisis de la balanza de pagos para imponer el “ajuste estructural”: achicar el Estado, privatizar, restringir el gasto público y el crédito, abrir la economía a las mercaderías y capitales externos, flexibilizar el mercado laboral.
Esta es la receta del FMI, que se aplica en todas las circunstancias bajo todas las latitudes, incluso en los casos de recesión o depresión económica, lo cual equivale a hacer ayunar a un anémico..
En la Argentina de hoy
Durante 10 años, los economistas neoliberales locales y del FMI estuvieron aplicando anticoagulantes mientras se producía una hemorragia. El resultado está a la vista: sobreendeuda-miento, desnacionalización de la economía, concentración del ingreso, pauperización de gran parte de la población, crisis financiera, depresión económica y peligro de resurgimiento de la inflación.
¿Qué ocurre con el FMI? El gobierno argentino pretende que otorgue al menos los 9.000 millones no desembolsados del blindaje. Nadie discute razonablemente que en una emergencia se consiga dinero; el problema es para qué servirán esos fondos. Una empresa en dificultades graves, sale de la crisis mediante un acuerdo con sus acreedores (período de gracia, rebaja de intereses, quita de capital, etc) seguido de planes de reactivación: vender más para conseguir fondos genuinos. Las deudas se postergan y los créditos o recursos propios se destinan a la producción.
En Argentina, en cambio, en el presupuesto nacional aprobado por el Congreso, se incluyen pagos a los organismos financieros internacionales. Se prevé 5.882 millones de dólares para intereses y 10.379 millones para amortizaciones. El desembolso del FMI y los créditos que accedan a destrabar el Banco Mundial y el BID alcanzarían simplemente para pagarle a esos mismos organismos.
Aún si Argentina consiguiese más dinero, no le será posible emplearlo para otros fines debido a la condicionalidad del FMI., por ejemplo una política distributiva destinada a poner en marcha la reactivación, porque el FMI exige una rebaja del gasto público de entre 2000 y 2500 millones de pesos. Tampoco podrían ser usados para apuntalar el peso, porque el FMI no quiere intervenciones del Banco Central en el mercado de cambios. No habría créditos para la pequeña y mediana empresa porque el FMI pretende una política monetaria restrictiva..
La conclusión es que la humillación a que se somete al país sólo sirve para mostrar que le presten dinero. El gobierno y los economistas del establishment suponen que así renacerá la confianza y aparecerán capitales, aunque no puedan decir cuándo ni para producir qué. ¿Cuántos llegaron con el blindaje, con el megacanje, con el déficit cero? ¿Por qué vendrían ahora, después del default y el corralito?

Sigue

 
   
 

       


 
© 2002 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing
El Estudio Teatro Club