Edición Digital de El Borrador - Abril 2002 - Año 5 - N° 31

Inforn. Gremial

Talleres
Ctro. Jubilados
Form. Docente
Beneficios...
 
 
 

INFORMACIÓN GREMIAL
Retención del Crédito Laboral
La relación laboral que surge entre los docentes y los representantes legales de establecimientos privados de enseñanza, se rige por la Ley de Contrato de Trabajo Nº 20.744 y la Ley Nº 13.047.
Es, indiscutiblemente, un contrato bilateral según lo normado por el art. 21 de la Ley 20.744; por ello son aplicables también las disposiciones contenidas en el Código Civil para regular subsidiariamente la antedicha relación laboral.
La Ley de Contrato de Trabajo, en su Capítulo IV titulado “De la tutela y pago de la remuneración” regula claramente las obligaciones de los empleadores referidas a todo lo concerniente al pago en tiempo y forma de los salarios. De allí emerge, indubitablemente, la exigencia de abonar las remuneraciones dentro de los plazos marcados en el art. 128 de la L. C. T. “... 4 días hábiles para la remuneración mensual o quincenal...”, contados desde el vencimiento del período para el pago regular que según el art. 126 inc. a) es “... al personal mensualizado, al vencimiento de cada mes calendario...”.
Lo expuesto, y dicho más claramente, significa que nuestros empleadores nos deben pagar, obligatoriamente, nuestro salario dentro de los cuatro días hábiles posteriores al último día del mes calendario que nos corresponde cobrar.
Si eso no sucede se produce lo que se denomina “mora automática”, rotundamente reglado en el art. 137 de la L. C. T. que expresa: “La mora en el pago de las remuneraciones se producirá por el solo vencimiento de los plazos señalados en el art. 128 de esta ley...”.
Esta mora en la que incurre la patronal al no pagar en tiempo los salarios de sus trabajadores es la causal y justificación de lo que, gremialmente, denominamos “retención del crédito laboral”. Esto significa que si el empleador no cumple con la obligación que surge del contrato de trabajo (abonar la remuneración), el trabajador queda dispensado de cumplir con la suya (prestar su fuerza de trabajo).
No obstante ello, el derecho del dependiente a retener su prestación hasta que le sean satisfechos sus haberes debe ejercerse teniendo en cuenta los principios de colaboración y buena fe impuestos por los artículos 62 y 63 de la L. C. T.. Es decir que el aviso sobre la no concurrencia a desempeñar las tareas y la causa que justifica tal proceder deben ser comunicadas a la patronal, por lo menos en el primer día en que el asalariado decide comenzar con la medida.
Por lo tanto, el trabajador no tiene la obligación de trabajar si su empleador no le paga el salario según lo dispuesto por la L. C. T., situación que subsiste hasta que la patronal cumpla con la suya.
La “retención del crédito laboral” encuentra fundamento jurídico no sólo en el Derecho Laboral, sino que, además, es de aplicación lo dispuesto en el Código Civil en el Título “De los contratos en general”. En su art. 1201 el Código establece que: “En los contratos bilaterales una de las partes no podrádemandar su cumplimiento, si no probase haberlo ella cumplido...”
En dicho artículo queda consagrada la llamada “excepción de incumplimiento contractual”, disposición que coincide plenamente con la que regla el art. 510 del Código Civil: “En las obligaciones recíprocas el uno de los obligados no incurre en mora si el otro no cumple o no se allanare a cumplir la obligación que le es relativa.”

Sigue

 
   
 


       


 
© 2002 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing
Talleres de Expresiones Artísticas El Estudio Teatro Club