Edición Digital de El Borrador - Junio 2002 - Año 5 - N° 34

 
El salario...

 
 
El salario del docente privado

Iniciaremos el tema definiendo lo que se entiende por remuneración, concepto considerado por normas nacionales e internacionales.

El convenio 95 de la Organización Internacional del Trabajo, ratificado por Argentina el 24/09/56, define:

“El término salario significa la remuneración o ganancia, sea cual fuere su denominación o método de cálculo, siempre que pueda evaluarse en efectivo, fijada por acuerdo o por legislación nacional, y debida por un empleador a un trabajador en virtud de un contrato de trabajo, escrito o verbal, por el trabajo que este último haya efectuado o deba efectuar o por servicios que haya prestado o deba prestar”

La Ley de Contrato de Trabajo Nº 20.744, define al salario, en su art. 103º, como “la prestación económica con que el empleador responde a la actividad productiva que el trabajador entrega o pone a su disposición en la relación laboral”

Períodos de pago

De acuerdo a la LCT (art.122, 126, 128, 155), los períodos de pago son los siguientes:

Trabajador mensualizado: vencimiento del mes calendario (día 30 de cada mes)

Trabajador remunerado por día o por hora, pieza o medida: vencimiento de la semana o de la quincena

Sueldo Anual Complementario: 30 de junio y 30 de diciembre

Vacaciones: el primer día de las mismas

Control de retenciones

Para asegurar la integridad del pago salarial, la LCT, en su art. 131º establece una directiva básica: “no podrá deducirse, retenerse o compensarse suma alguna que rebaje el monto de las remuneraciones”, permitiendo algunas retenciones en la que interesan los siguientes elementos:

- Materia sujeta a retención (aportes previsionales y de obra social, aporte sindical, cuota de mutual, cuota del precio de vivienda, cuota de préstamos)
- Necesidad de que el trabajador preste su conformidad en los descuentos: a excepción de los aportes previsionales y de obra social, cuya retención es impuesta legalmente y no dependen de la voluntad del trabajador, en los demás casos, la retención debe ser aceptada expresamente por el trabajador.

La relación laboral del docente privado y su salario

La relación laboral que surge entre los docentes y los propietarios de escuelas privadas, se rige por la Ley de Contrato de Trabajo Nº 20.744 y la Ley de Enseñanza Privada Nº 13.047. Se trata de un contrato bilateral y por ello son aplicables también las disposiciones contenidas en el Código Civil para regular esta relación laboral.

Teniendo en cuenta lo señalado hasta aquí, es preciso afirmar que:

- Es obligación y por lo tanto responsabilidad del empleador del establecimiento educativo privado el pago en tiempo y forma del sueldo a todos los trabajadores bajo su dependencia.

- El cumplimiento de pago debe realizarse al vencimiento del calendario (el 30 de cada mes), disponiendo el empleador de un período de gracia posterior a dicho vencimiento de 4 días.

- El empleador deberá documentar el pago mediante la confección y entrega de copia firmada al trabajador del recibo de sueldo de acuerdo a lo establecido en la normativa vigente, documento que debe reflejar la relación laboral del trabajador y el monto del salario, el que debe coincidir con lo realmente percibido por el empleado.

- En materia de retenciones, el empleador sólo podrá realizar los descuentos establecidos por ley (aportes previsionales y de obra social). Para las restantes retenciones permitidas por la legislación vigente, deberá tener la aceptación por escrito del trabajador, discriminando en los recibos de sueldo la naturaleza de los descuentos realizados.

- El empleador no podrá realizar descuentos no contemplados en la ley, no autorizados por el trabajador ni de aquellas obligaciones pecuniarias que son de absoluta y exclusiva responsabilidad de la entidad propietaria ( ART, Seguro, control de ausentismo, gastos bancarios o cualquier otra erogación del establecimiento).

Responsabilidad patronal del pago del salario de acuerdo a la legislación vigente.

Frente a los inconvenientes suscitados en algunas escuelas privadas en relación al pago de los salarios en el tiempo y la forma establecida por ley y ante denuncias recibidas en el SADOP, es preciso recordar y reiterar algunas cuestiones que son transgredidas en perjuicio de los docentes privados.

a) La obligación de los empleadores del pago de los salarios en tiempo y forma rige para los propietarios de todas las escuelas privadas, reciban o no el aporte del Estado para tal fin. En el caso de que aquellos establecimientos a los que el Estado envía el subsidio para el pago de los salarios de los trabajadores bajo su dependencia, esta situación no los exime de la responsabilidad aludida, cuando la transferencia de dicho subsidio no se realice, se realice parcialmente o fuera de los plazos establecidos en la ley.

b) Es habitual que todos los meses, el Gobierno de la Provincia de Santa Fe establezca o determine un cronograma de pago para sus empleados, incluyendo en dicho cronograma la fecha de transferencia de los subsidios a las escuelas privadas. Pero también se ha hecho habitual que los docentes privados perciban su salario con posterioridad a la fecha de transferencia del subsidio.

Las argumentaciones de demoras e inconvenientes en el sistema bancario no deben utilizarse como excusa del pago tardío o posterior a la fecha estipulada en el cronograma provincial. Si verdaderamente las falencias se motivaran en la entidad bancaria donde el trabajador tiene su caja de ahorro para la percepción de su salario, ésta debe ser revertida y solucionada por intervención del empleador, único responsable en el pago del sueldo y que es el que suscribió el convenio con el Banco.

c) Se reitera la ilegitimidad del cobro a los docentes privados de obligaciones y erogaciones de responsabilidad exclusiva del empleador y que continúan realizándose en distintos establecimientos educativos (ver La lista Negra).

d) En virtud de que la provincia de Santa Fe, en la actualidad envía a las escuelas el subsidio con un porcentaje en Lecop (igual al que paga a sus empleados), el empleador debe abonar el sueldo en el mismo porcentaje en que el Estado se lo remite. . Cabe aclarar que el SADOP ha implementado un sistema, tanto para los aportes sindicales y del Servicio Complementario, como de la obra social, que permite el pago en Lecop, de acuerdo al porcentaje que las escuelas reciban cada mes del Estado provincial.


Ver el tema
BANCARIZACIÓN DE LOS SALARIOS

Retención del crédito laboral

En tanto persista la situación en escuelas privadas del pago fuera de término de los salarios, el SADOP comunica que los docentes que se encuentren perjudicados por esta demora realizarán RETENCIÓN DEL CRÉDITO LABORAL, cuestión que fue analizada y consensuada con los delegados gremiales.

En relación a este tema, en la Edición Nº 31 de El Borrador, se publicó detalladamente la naturaleza y alcance de la Retención del Crédito Laboral. Reiteraremos en esta oportunidad algunos conceptos que permitan su comprensión:


De acuerdo a los plazos establecidos en la Ley de Contrato de Trabajo, el vencimiento del calendario (30 de cada mes) determina la fecha de pago de los salarios, a los que se adicionan 4 días hábiles posteriores a dicho vencimiento para cumplimentar con la obligación de los empleadores de abonar los sueldos

Si esto no sucede se produce lo que se denomina “mora automática”, rotundamente reglado en el art. 137 de la L. C. T. que expresa: “La mora en el pago de las remuneraciones se producirá por el solo vencimiento de los plazos señalados en el art. 128 de esta ley...”.

Esta mora en la que incurre la patronal al no pagar en tiempo los salarios de sus trabajadores es la causal y justificación de lo que, gremialmente, denominamos “retención del crédito laboral”. Esto significa que si el empleador no cumple con la obligación que surge del contrato de trabajo (abonar la remuneración), el trabajador queda dispensado de cumplir con la suya (prestar su fuerza de trabajo).

No obstante ello, el derecho del dependiente a retener su prestación hasta que le sean satisfechos sus haberes debe ejercerse teniendo en cuenta los principios de colaboración y buena fe impuestos por los artículos 62 y 63 de la L. C. T.. Es decir que el aviso sobre la no concurrencia a desempeñar las tareas y la causa que justifica tal proceder deben ser comunicadas a la patronal, por lo menos en el primer día en que el asalariado decide comenzar con la medida.

Por lo tanto, el trabajador no tiene la obligación de trabajar si su empleador no le paga el salario según lo dispuesto por la L. C. T., situación que subsiste hasta que la patronal cumpla con la suya.



 

 

 

© 2002 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing