Edición Digital de El Borrador - Diciembre 2003 - Año 6 - N° 43
 


 

 

 

 

 

 

 

Index Site

Educación Especial:
Reflexiones acerca de la integración escolar

"Si todos queremos vivir realmente en una sociedad democrática, nuestros actos cotidianos la construirán"
Humberto Maturana


Quienes transitamos más de 20 años en la educación de personas con discapacidad mental, fuimos viviendo su historia de transformaciones como protagonistas, desde el interior mismo de las instituciones educativas y de las aulas.

Venimos de la época de la pedagogía curativa, de términos tales como "insuficientes mentales", "oligofrénicos", las categorizaciones psicométricas derivadas de pruebas estandarizadas que determinaban, de manera rigurosa y estática, si una persona se desviaba de la norma... La socialización del deficiente, como uno de los objetivos prioritarios, la escuela especial como sistema paralelo de educación, separado del resto de las instituciones educativas. Teníamos una mirada sobreprotectora hacia nuestros alumnos, considerándolos niños eternos, manteniéndolos durante años en la escuela especial, más allá de su edad cronológica, para no exponerlos a posibles y/o inevitables fracasos en su inserción social…

Fueron pasando los años, y comenzaron a llegar desde Europa (principalmente desde España) y de todos los países desarrollados, bibliografía que nos hablaba de los beneficios de la integración de nuestros alumnos en las escuelas comunes.

Con el advenimiento de dichas corrientes integradoras, que como siempre, llegaron unos cuantos años más tarde a ésta región alejada del primer mundo, se movilizaron sentimientos contradictorios en quienes teníamos la certeza de estar brindando a nuestros alumnos el lugar ideal para su desarrollo, en el ámbito de la escuela especial. Nuestras resistencias fueron generalizadas desde un principio, ya que nada cambia por decreto, ni por moda, ni por cambiar el discurso o las palabras… el conflicto interno se desató dentro de las instituciones especiales.

Tuvimos que desaprender teorías, liberarnos de dogmatismos, prejuicios y estructuras rígidas y poco a poco convertirnos en aprendices de una nueva lógica. Comenzamos a comprender que era fundamental desarrollar una actitud crítica y reflexiva sobre todo desde dentro mismo de nosotros para luego lograr una transformación progresiva en las instituciones.

Empezamos a hablar el lenguaje de lo posible, del niño con necesidades educativas especiales, no limitado, no disminuido, sí con potencialidades, sí con posibilidades, sí con todo el derecho a la igualdad de oportunidades…la reforma estaba en marcha, el cambio de mirada se iba instalando muy lentamente, paralelamente a nuestros propios convencimientos.

Comenzamos a fortalecer los vínculos con instituciones comunes como una manera de contagiar nuestro entusiasmo y trabajar en proyectos cooperativos.

La concepción respecto a la integración del niño con necesidades educativas especiales en la escuela común implica un re-planteo de actitudes y de formas que no se dan de un día para otro. Implica un convencimiento de que esto es mejor que lo anterior, de lo contrario es efímero, se lo considera como algo impuesto. Tiene que ver con los derechos de las personas, con el respeto por las diferencias y con la necesidad de que cada uno tenga su lugar en la sociedad, y esto solo se logra con la con-vivencia.

La integración escolar no es un fin en sí misma, sino que constituye un aspecto de la integración social y laboral, que es el objetivo prioritario a alcanzar. Actualmente se van posibilitando diferentes niveles de integración como respuesta a las características singulares de cada niño.

Somos conscientes que en muchos casos, la escolaridad en la escuela especial es la única opción, pero está en la creatividad de docentes y directivos buscar espacios comunes de encuentro entre ambas modalidades.

Siempre debemos enfocar nuestras acciones en aquello que hace al bienestar y calidad de vida del alumno, evitando identificar un modo u otro de escolarización como sinónimo de éxito o fracaso.

También somos conscientes que la mayor parte de los esfuerzos están focalizados en las instituciones (comunes y especiales) y en los docentes y profesionales que se comprometen para trabajar de otra manera, pensando prioritariamente en lograr dar una respuesta educativa adecuada a las necesidades de cada alumno.

Para lograr una acción coherente y que se sostenga en el tiempo, es fundamental el acompañamiento de una política educativa que tenga en cuenta las transformaciones en todos los niveles, comenzando desde la formación de los docentes en los diferentes profesorados; permitiendo además flexibilizar las estructuras organizativas de las escuelas -espacios, tiempos y agrupamientos- por ejemplo, disminuyendo la cantidad de alumnos por aula, para favorecer la atención personalizada, permitiendo espacios y tiempos de trabajo en equipo de docentes de diferentes instituciones, reglamentando adecuadamente las funciones de los maestros integradores, que deben trasladarse diariamente a distintos barrios y/o localidades, creando los cargos docentes necesarios y los servicios psicopedagógicos con los profesionales de las diferentes ramas de la salud, a partir de la demanda creciente, conformando redes de trabajo conjunto con equipos de otros ministerios y /o con organizaciones no gubernamentales…, en síntesis, se necesitan personas que conozcan muy bien la realidad actual de las escuelas para actuar en consecuencia, de manera efectiva, con más recursos y más calidad, convencidas en la idea de que la educación es un derecho, no solo un servicio...

Una de las claves es comprender que los fines de la educación son los mismos para todas las personas, y que el trabajo cooperativo entre las distintas instituciones es enriquecedor y beneficia a todos por igual (alumnos, docentes, padres…)

No podemos enseñar valores en teoría, los valores se construyen, se viven, se comparten, solo cuando respetamos al otro como persona, con los mismos derechos a vivir plenamente y a construir su proyecto de vida en sociedad.

Ana Maria de la Puente
Profesora de Educación Especial



© 02 - 03 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing