Edición Digital de El Borrador - Diciembre 2003 - Año 6 - N° 43
 
Jardín del SADOP
Taller de Resilencia
Centro Jubilados
Entrevista


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Index Site

Jardín del SADOP

... Y si de leer se trata...

"El mejor transmisor de la literatura es un adulto que goza con ella"
Adela Castronovo

Para amar la lectura, el contacto con el libro es fundamental. Por lo tanto, generar situaciones de acercamiento entre los niños y la literatura desde sus primeros meses de vida fue, es y será siempre un camino válido para desarrollarse, tal como lo sostiene Angelina Trozzo cuando dice que "la literatura es arte con un peculiar trabajo con el lenguaje que comprometen la reflexión, el pensamiento, las emociones, la imaginación".


¿Por qué es bueno contarles cuentos a nuestros hijos?
Porque es positivo compartir momentos de intimidad y tranquilidad, despertando con naturalidad el gusto por la lectura y el amor por los libros. Este canal de afecto compartido propicia además que se superen miedos infantiles tales como el del abandono, la oscuridad, los celos.

Cualquier ocasión es buena: en medio de un berrinche, cuando está inapetente en la sillita de comer, o aburrido, pero seguramente el mejor será antes de ir a dormir, comenzando los sueños de cada noche con imágenes placenteras, estimulantes para los sentidos, amables para el alma infantil.
Es aconsejable hacerlo con voz pausada, clara, matizando con diferentes tonos, jugando a ser los diversos personajes o para el relato de diferentes situaciones, ya que los niños disfrutan experimentar el drama, la tensión y lo gracioso de una buena historia.
Si bien existen excelentes propuestas de literatura infantil para disfrutar, es interesante no olvidar que el anecdotario personal es una valiosa fuente de inspiración a la hora de contar cuentos.

Muchos padres y maestros descubrieron su vocación de autores creando relatos para sus hijos, sin más pretensión que la de entretenerse juntos.
Es bueno también recurrir a fotos y dibujos para construir hechos narrativos y por qué no, "editar" los primeros libros caseros que formarán parte de la biblioteca familiar, ya que en cada casa tiene que haber un lugar especial reservado para los libros: una caja de cartón, un estante, un cajón del ropero, una mini-biblioteca en el cuarto del niño. Ese lugar donde él sabe que podrá encontrarlos cuando los necesite, para mirarlos, manipularlos o llevárselos a alguien de la familia para que se lo lea.
Igualmente, recomendamos las siguientes colecciones para tener en cuenta a la hora de elegir:

· "Rojos y azules de Quipu" (Editorial Quipu)
· "Atlántida Mini" (Editorial Atlántida)
· Serie "Gatonerías, conejerías, perrerías. (Editorial Deldragón)
· Pan Flauta (Primera Sudamericana)
· Los Caminadores (Primera Sudamericana)
Hasta nuestro próximo encuentro.

Alejandrina Cardonnet
Bibliotecaria del Jardín de Infantes Nº 1443 con Servicio Hospitalario de SADOP


Centro de Jubilados del SADOP

Tiempo de mirarnos

"El hombre no vive aislado sino que, siempre y en todo lugar, forma parte de un grupo humano".

Esta verdad incuestionable nos muestra que ese ser racional, único del planeta, trabaja, lucha, crea y se esfuerza para que el grupo social del que forma parte sea cada día más rico y con mejores posibilidades.

Es consecuencia de esto, el hombre en todos los tiempos ha estudiado los hechos ocurridos a su alrededor, ha provocado otros y siempre los ha comparado con sucesos semejantes, parecidos; saca conclusiones, sus conclusiones le han servido para transferirlas y lograr, paulatinamente, el mejoramiento social, el progreso científico y técnico del mundo de hoy.

Entonces, esta relación de un hecho con otro, esta comparación, este ordenamiento, esta transferencia de ideas constituye la evaluación.


¿Cómo estamos procediendo? ¿Hasta qué punto estamos alcanzando objetivos? ¿El éxito? ¿El fracaso?.

Entremos en el mundo de la valorización. Ahí constataremos si el proyecto que estamos llevando a cabo tiene razón de ser llevado a la práctica.

Todo proyecto, toda idea destinada a servir al hombre debe ser objeto de una valoración.

Valorar es evaluar y evaluar es medir.

Es por eso que: La educación, por la incidencia en el mundo, debe valorar no sólo a los alumnos sino también a los docentes ya que son los gestores, el fermento de esta empresa espiritual-pedagógica.


Hace algunos días compartí el festejo de los 40 años de la escuela donde comencé a trabajar en el mundo de la educación, de los niños, de la cultura; y no pude dejar de mirar y evaluar si ese proceso, ese camino mío había incidido dejando alguna huella de amor, de sentido pedagógico.

También mi camino tuvo y tiene matices gremiales, lo inherente al ciudadano, al trabajador, me interesa y me moviliza. Y así, en este año tan particular, especialmente respecto de nuestra ciudad, trato de mirar hacia adentro, de evaluarme y evaluar hoy a mi grupo de pertenencia:

El Centro de Jubilados y Pensionados del SADOP, donde especialmente tratamos de ser… "Pasivas pero no inactivas".


A SADOP… gracias por confiar.

Hasta el próximo Borrador…
Águeda.



© 02 - 03 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing