Edición Digital del Sindicato Argentino de Docentes Particulares | Sec. Santa Fe - Julio 2004 - Año VII - N° 47
Presentismo y huelga
Encuentro de Escolares...
Espacio para la ....


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Index Site

Presentismo y huelga

Se nos encomendó analizar los aspectos más relevantes de la relación presentismo y huelga. Muchas veces –ante la declaración de huelga por parte de los gremios- las patronales amenazan con que descontarán el día y, con ello, se perdería el presentismo.
Esto es inconstitucional y por eso, en la práctica, pocas veces ocurre.
Pero analicemos un poco los dos institutos: el presentismo y la huelga, para luego ver cómo se relacionan.

El Presentismo: un artículo de una ley
El “plus”, “premio” o “adicional” por pre-sentismo es un estímulo al trabajador sar-mientino, al que no falta nunca sean cuales fueran las circunstancias.
Como herramienta es bueno. Está bien y es legal estimular, premiar, a quien se esfuerza. Hay días en que podemos trabajar con un pequeño resfrío, o que podemos caminar aunque no haya transporte, o que podemos levantarnos aunque nos hayamos acostado tarde.
Y ese esfuerzo extra merece un premio, una distinción.
La idea es fomentar a quienes evitan las ausencias evitables, a quienes teniendo motivos para faltar no lo hacen.
Por eso las distintas provincias y las patronales privadas han ido estableciendo en sus normas una suma fija que se abonará a quienes no registren ausencias en el mes.
Y nunca fueron cuestionadas su razonabili-dad ni su constitucionalidad.

La Huelga: un artículo de la Constitución
Pero así como hay ausencias evitables hay otras que son inevitables.
Eso ocurre con la huelga. No es una pequeña molestia personal, no es un problema individual. La huelga tiene que ver con un serio problema grupal.
Y para llegar a la declaración de huelga tiene que haber una situación de grave conflicto.
Y discusiones gremiales y consenso.
Y la huelga es un derecho constitucional, o una garantía constitucional como actualmente la clasifican los autores jurídicos.
El artículo 14 bis establece que los gremios (no los trabajadores individualmente) pueden declarar huelga ante situaciones de conflicto con la patronal.
Hay ciertos requisitos que cumplir, caso contrario la huelga puede ser declarada ilegal por el Estado.
Si bien el derecho a huelga (como todos los derechos) no es absoluto sino limitable (art. 14 CN), cierto es también que los límites no pueden llevar a la inexistencia del derecho (art. 28 CN).

Presentismo y huelga
De la conjunción de los dos institutos surge un problema, cuando la patronal con malicia pretende usar el descuento del presentismo como herramienta disuasiva de la huelga.
Claro, si por un día de paro te descuentan una suma importante muchos trabajadores quedan económicamente impedidos de reclamar por sus derechos.

Este uso del presentismo es ilegal. No se puede descontar presentismo por ejercer el derecho de huelga.
Así lo ha dicho la jurisprudencia: “Aceptado que la huelga realizada por el personal de la empresa no fue declarada ilegal, cobran valor operativo y primacía los derechos consagrados en la C.N.”.
Es decir: si la huelga es legal no puede prevalecer una norma inferior (el presentismo) por sobre una norma constitucional (el derecho a huelga).

Cualquier descuento motivado en una jornada de protesta legalmente ejercida es inconstitucional porque conlleva a un límite prohibido del derecho.
Los límites a los derechos deben ser impuestos por ley y con carácter general (art.14 CN) y no por un acto particular como es la reducción del salario.

En caso de verificarse algún descuento se debe enviar telegrama laboral diciendo “Rechazo descuento motivado en legítimo ejercicio de derecho de huelga. Intimo reembolso sumas descontadas plazo 48 horas. Reservo derechos y acciones.”

Y si no se nos devuelve el dinero ilícitamente descontado debemos formular reclamo administrativo e incluso judicial, para lo cual está a disposición de los docentes nuestro asesoramiento jurídico gremial.
Pero jamás podemos admitir que se nos extorsione, que mediante cualquier instrumento se nos impida ejercer los derechos que nuestra Constitución nos acuerda.

El estilo K
Por suerte, según se dice, soplan nuevos vientos en el país. Vientos éticos y a favor de los derechos sociales.
Pero tememos que dichos vientos no traigan cambios respecto al mal uso del presentismo.
Leamos el diario Clarín del 11/07/1998: “El paro en Santa Cruz fue nulo porque los docentes cobran $250 de presentismo...”
Esperemos que las malas conductas exhibidas en su provincia no sean repetidas por el ahora presidente de todos los argentimos.

Domingo Rondina
Abogado Asesor Sadop
estudiorondina@hotmail.com



© 02 - 03 - 04 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing