Edición Digital del Sindicato Argentino de Docentes Particulares | Sec. Santa Fe - Diciembre 2004 - Año VII - N° 52
Los últimos 20 años
Coordinación Cultural
Nuevas Delegadas
Congreso de la Lengua
Aprendiendo a convivir
En el Hospital Alassia


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Index Site

LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

En enero del próximo año, el SADOP sumará 58 años a su vida institucional. Empezó como una comisión por la jubilación de los docentes privados, pero que luego fue sumando objetivos y afiliados hasta llegar a nuestros días.

Casualmente en estos momentos nos encontramos también luchando por la vigencia de una jubilación seria, ya que los últimos regímenes que nos dejó el neoliberalismo son más parecidos a una broma de mal gusto que a un sistema jubilatorio, en el que tanto el Estado cuanto los empleadores y toda la sociedad se hacen cargo de un trabajador que, luego de aportar por varios años, no tiene más energías y, por imperio de su edad, debe optar por dar un paso al costado, para que se hagan cargo de sus sueños y objetivos docentes más jóvenes. Superar la indigencia en la que han quedado los jubilados será uno de nuestros nuevos objetivos.

Creemos, por otra parte, que muchos de los actuales afiliados al SADOP Santa Fe hemos sido protagonistas de la lucha, de la vida, de los tropiezos y de los logros de los últimos 20 años de los docentes privados.

Ciertamente que cada uno tendrá su propia visión de los acontecimientos, pero es indudable que hay un denominador común o un elemento constante en este último tiempo: el crecimiento y la consolidación constantes…!

Pese a lo que muchos pueden decir, pese a lo que muchos de nuestros empleadores desearían, nuestro crecimiento en afiliados es y ha sido constante.

Este último año, como dato muy ilustrativo, tuvimos un marcado aumento de las afiliaciones que, descontando las escasas bajas por diferentes motivos y por razones vegetativas, nos arroja un 25% más de afiliados…!

Pero este crecimiento no es solamente en cuanto al número de afiliados, también debemos considerar la mayor participación, la constante capacitación gremial y una mejor comunicación.

A nuestro calificado cuerpo de delegados escolares, debemos sumarle la renovación y capacitación de los mismos.

Es cierto que todo lo dicho no es todo.

El peso político y social logrado no es fruto de los dirigentes, es consecuencia concreta de la solidez del accionar conjunto de todos los afiliados, de los delegados y de la dirigencia, que también acompañó la decisión de los docentes privados.

En los albores de estas dos últimas décadas supimos lograr la ley que nos permitió incorporarnos a la Caja de Jubilaciones de la Provincia, y obtener el acceso a un régimen mucho más justo y adecuado a nuestra tarea.
A este objetivo se opuso duramente el entonces presidente del Consejo Provincial de Educación Católica, porque considera que se estatizaba la educación privada.

Ahora podemos ver claramente que nada de eso ocurrió y los docentes privados tenemos una posibilidad de jubilarnos como docentes, y no como empleados de comercio.

Luego la lucha fue que nuestro salario se pagara puntualmente. Nuestra herramienta fue la «retención del crédito laboral» o la retención de servicios cuando se superaba el límite del 4º día hábil, posterior a la finalización del mes, sin que percibiéramos nuestro haber.

Al comienzo nos decían que poníamos en riesgo la libertad de enseñanza y otras cosas más. Hicimos oídos sordos y desde entonces nos pagan puntualmente y nadie tuvo que cerrar ninguna escuela.

Los objetivos y las luchas se fueron sucediendo, y los logros felizmente nos fueron acompañando.

Cuando denunciamos la evasión previsional de nuestros empleadores, nos atacaron argumentando que poníamos en riesgo el sistema. A las múltiples pruebas sobre nuestra denuncia las consiguió una comisión parlamentaria y también aportó la misma Caja de Jubilaciones. Lo cierto es que el monto denunciado por nosotros fue apenas el 10% de lo que realmente nuestros empleadores le retacearon al sistema previsional provincial.

En los últimos dos años nuestra lucha fue, nuevamente, por un mejor salario. Los decretos presidenciales y las resoluciones laborales nos reconocieron este derecho. Nuestros empleadores, una vez más, lo desconocieron, esgrimiendo otra vez los mismos argumentos de siempre.

La Justicia fue contundente: condenó al Estado nacional, por lo dispuesto en el Consejo Gremial del Ministerio de Educación, y reconoció la vigencia de todos los decretos y de nuestro beneficio. Nuestros empleadores siguieron desconociendo nuestro reclamo y a la Justicia.

Estamos en una etapa especial de esta lucha.

El Consejo Gremial de Enseñanza Privada, dependiente del Ministerio de Educación de la Nación, dispuso que el salario de los docentes privados es como mínimo el salario de los docentes de la respectiva jurisdicción, más 110 pesos. Esto es para todos los docentes privados integrantes de las plantas orgánico funcionales. Independientemente de que la escuela cuente o no con aporte estatal, este será el salario de los docentes privados.

Prontamente iniciaremos otros emprendi-mientos: las asignaciones familiares, el cumplimiento y el pago de los compromisos salariales, el seguro de desempleo, la negociación colectiva, entre otros.

Seguramente otros docentes pensarán en otros objetivos. Esta cuestión la deberemos dirimir exclusivamente entre los docentes.

La intromisión en temas gremiales que algunos representantes legales tienen, con ilegitimidad y malicia manifiestas, sólo les sirven a ellos, así conseguirán la desintegración del conjunto y la mayor sumisión de los docentes. Estas pretensiones no son novedosas, ya lo hicieron otros empleadores, cuando hasta fundaron entidades pseudogremiales como la FAGE (Federación de Asociaciones Gremiales de Educadores), que casualmente pretendían mezclar la acción de docentes estatales y privados, como ahora también lo pretenden, pero tendrán el mismo resultado: el fracaso…

Estos intentos de desintegración no nos tienen que escandalizar, simplemente no nos

tenemos que sumar a los proyectos patronales, y dirimir nuestras cuestiones en los ámbitos de unidad y legalidad, que nos garantizarán el mejor resultado.

Nuestras familias son habituales testigos y especiales contenedores de nuestras angustias, nuestros reclamos y nuestras luchas… A esta altura de los acontecimientos, vaya nuestro reconocimiento a la familia de todos los docentes privados por el apoyo brindado en todos estos años, particularmente en los últimos años.

Culmina el 2004.

Luchamos por un mejor salario y conseguimos una parte de este objetivo. Nos quedan deudas pendientes y los objetivos que nos propongamos en el futuro.

No se cerró ni se cerrará ninguna escuela…! El proceso educativo en general y que las escuelas permanezcan abiertas es exclusivo mérito de los docentes; los únicos que hablan de cerrar escuelas son los empleadores y…. «de la abundancia del corazón habla la boca» de estos patrones que no supieron ni sabrán superar ninguna dificultad…

Tenemos nuevamente incremento salarial por decreto presidencial, el argumento de los empleadores ya lo conocemos, esta película continúa y nuestro protagonismo está asegurado…

El inminente próximo año nos reunirá entorno de los objetivos de siempre: mejor salario, mejor jubilación, mejores condiciones de trabajo, mejor capacitación, mejor vida para los docentes privados…

Por estas razones nació SADOP, por estos objetivos vive el SADOP, por lograrlos viviremos mejor nosotros.

Que, unidos, podamos hacer mejores los días del año próximo…!


© 02 - 03 - 04 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing