Edición Digital del Sindicato Argentino de Docentes Particulares | Sec. Santa Fe - Diciembre 2004 - Año VII - N° 52
Coordinación Cultural
Nuevas Delegadas
Congreso de la Lengua
Aprendiendo a convivir
En el Hospital Alassia


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Index Site

III Congreso Internacional de la Lengua Española

¿Qué más se puede decir del Congreso de la Lengua que ya no se haya dicho?
Desde el 17 al 20 de noviembre se vivió en Rosario este importante encuentro que, con periodicidad trienal, se celebra en los países de la comunidad hispanohablante.
El tema convocante fue «Identidad lingüística y globalización». Y se transformó en una extraordinaria oportunidad, desde el punto de vista de la lengua que hablamos, para replantear la cuestión del lenguaje coloquial de nuestro pueblo, que se ha venido empobreciendo de manera dramática en las últimas décadas.
El Teatro «El Círculo» y Parque España fueron testigos de los ciento sesenta y dos ponentes, quienes debatieron y analizaron la lengua española.
A la vida habitual de Rosario se agregó la vida de los grandes personajes de la pluma y el intelecto y el clima cultural en la ciudad fue una fiesta.
El trato dado a la lengua hispana fue exquisito y soberbio a la vez. Fue «mimada» con excelencia. Quedó el llamado de los congresistas a seguir elevándola como manifestación y expresión de los sentimientos y del pensamiento. La lengua, que es nuestra manera de transformar el mundo, debe ocupar un lugar en la sociedad y transmitir nuestras vivencias.
También se habló del valor e identidad que tienen las primeras lenguas, que ya convivían en América: «Los arahuacos, habitantes de la zona del primer contacto con los invasores europeos, tenían un lenguaje que estaba cargado de poesía y ligado a su forma de vida en permanente contacto con la naturaleza. No tenían apuro por hablar. Su preocupación no era sacarse al otro de encima lo más rápido posible, sino –al contrario- tomar contactos, conocerse, conversar y compartir alegrías y problemas. Así que se tomaban su tiempo para nombrar a las personas y a las cosas» (Felipe Pigna)
Las lenguas aborígenes no fueron apartadas en este Congreso y fueron tratadas en distintos paneles.
De este Congreso nos llevamos un compromiso de vida, para poder compartir un mundo más humano a través de las palabras. Palabras que, algunas veces: matan, destruyen, hieren, amenazan; pero otras, también: consuelan, redimen, dan vida, consuelan.
Ese es el poder de las palabras en el idioma.

Resumen de datos

Lo insólito: El presidente Kirchner llegó otra vez tarde y rompió los protocolos internos e internacionales debido a una avería en el avión presidencial.
Lo incomprensible: La presencia de Torcuato Di Tella.
Lo desapercibido: María Kodama presente en el Congreso.
Lo cuestionable: Las ponencias no estaban a tiempo para recopilar el material.
Lo más fácil: Hablar con Gilberto Gil. Como pocos, amable y simpático.
Un lujo: La presencia de José Saramago, quien atendió el asedio de sus seguidores con respeto y paciencia.
Lo más genial: El discurso rosarino, santafesino y argentino del Negro Fontanarrosa, que reivindicó a las malas palabras.
Lo más emotivo: El Homenaje y la presencia del Maestro Ernesto Sábato.
Un orgullo: Los chicos argentinos que ganaron el Certamen Nacional de Escritura 2004 y recibieron los premios de manos de José Saramago. Uno de ellos fue Laura Alfonso de la escuela «Juan de Garay» de Santo Tomé.
Lo más frío: El Quijote de hierro que estaba en la puerta de «El Círculo».
Una esperanza: El diccionario panhispánco de dudas.
Un placer: El análisis del Quijote por Belisario Betancur.
Lo más luninoso: Los fuegos artificiales de la apertura.
Lo imperdible: Todas las propuestas culturales.
Del más alto nivel: Los escritores, académicos y críticos que maravillaron a todos con sus ponencias.

Laura Tira
Docente – Delegada



© 02 - 03 - 04 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing