Edición Digital del Sindicato Argentino de Docentes Particulares | Sec. Santa Fe - Marzo 2005 - Año VIII - N° 53
Editorial
Centro de Jubilados
Jadín del SADOP
Ser Docente Decente...
Escuela Hospitalaria
Alergias de Otoño


 

 

 

 

 

 

 

Index Site

Histórico

En diciembre del 2004, fruto de un sostenido sindical, el Consejo Gremial de Enseñanza Privada sancionó la Resolución 02/04, por la que se ratifica la normativa del art. 38 de la Ley Federal de Educación, en la que se estableció que el salario de los docentes de establecimientos privados es como mínimo el salario de los docentes estatales, agregando ahora que el sueldo referente de los docentes oficiales es el que corresponde a cada jurisdicción.

La referencia a la jurisdicción podría parecer obvia, pero es inédita y reglamenta definitivamente un derecho: el salario de los docentes estatales es el mínimo o el piso salarial de los docentes de establecimientos privados de la misma jurisdicción.

Nuestra alianza táctica con los docentes oficiales se encuadra precisamente esta nueva normativa, pero significa además una decisión política. El conflicto docente así enmarcado es un conflicto de intereses, una puja distributiva de los trabajadores de la educación, buscando o procurando una mayor equidad.

En una Provincia superavitaria, con record de recaudación, con más de 1400 millones de pesos depositados a plazo fijo en entidades bancarias, parecería obvio el origen del conflicto, y parece estúpida la prolongación y profundidad del mismo.

Desde el gobierno se decía que no había más recursos que los brindados o establecidos por el consabido decreto 288/05, que distribuyó 100 pesos no remunerativos ni bonificables entre todos los dependientes del erario provincial, con la fatídica condición de la «efectiva prestación del servicio», lo cual transformó en presentismo, lo que se publicitó como mejora salarial.

La falta de dialogo (no hablarse y no entenderse son parte del no dialogo), el achatamiento salarial, la injusta uniformidad de trato, y la legítima aspiración de contar con lo necesario para vivir, llevó a los docentes a responder masivamente al gobierno, rechazando su política y redoblando la apuesta: ahora, todos juntos, podremos…!

El 1 de marzo fue el primer presente de los docentes en lucha. 20.000 trabajadores de la educación en la Plaza de Mayo, en Santa Fe, en un marco de unidad casi inédita, debió ser el toque de atención para un gobierno con «cintura» o sensibilidad política. Pero no, las 72 horas de paro de la primera semana transcurrieron con una contundencia digna de admiración.

Sin precedentes de una movida gremial de estas características, enfrentamos la segunda y la tercera semana con 72 horas de huelga cada una, más la promesa de continuar…

Nuestros empleadores reaccionaron disparmente. Algunos entendieron la legitimidad, la oportunidad y la fuerza del reclamo y acompañaron a los docentes.

Otros hicieron lo imposible para que sus docentes no se sumaran o mantuvieran en la protesta, pero fracasaron. Algunos «apretaron» a sus trabajadores con las más creativas formas, aunque también fueron rechazados, y finalmente otros pusieron «reemplazantes» a los huelguistas…!

Estos reemplazantes no fueron otra cosa que animadores infantiles, para mantener la guardería abierta mientras la escuela permanecía cerrada…!

Pese a que lo denunciamos públicamente, en las movilizaciones y por la prensa nacional, pese a que lo denunciamos telefónicamente ante las autoridades competentes, estos «reemplazantes» siguieron en las escuelas, cobrando «en negro», en total transgresión a la Ley Penal Tributaria y con el estado provincial…, preocupado por la pintura del cielorraso…!

Algún funcionario, en dialogo informal y oficioso, nos dijo que nosotros, los docentes privados, deberíamos permanecer ajenos a esta disputa de los docentes oficiales con el gobierno, esperando que se acordara o estableciera el nuevo salario, y exigir entonces que se nos pague dicho monto.

Se nos animaba a disfrutar de la lucha ajena, sin aportar nada al bien común…, toda una postura ideológica, a la que calificamos públicamente como inmoral, ni más, ni menos.

Se nos pretendió enfrentar con los padres, con los alumnos, con la sociedad toda…, pero no lo lograron.

Así las cosas, la Conciliación Obligatoria, será un mojón en esta lucha que no cesa, que tiene sólidos argumentos entre los docentes y que cuenta, pese a todo, con legitimidad social.

Aunque algunos se preocupen o critiquen el paro, nadie desconoce la legitimidad del reclamo…!

Hemos transcurrido jornadas vibrantes…, plenas de participación de docentes privados. Emocionantes movilizaciones, aplaudidas presencias. Hemos demostrado lo que somos, sentimos y podemos…., que en modo alguno es poco.

Los docentes privados hemos sido reconocidos por nuestros compañeros oficiales, como protagonistas y necesarios partícipes de una lucha común, que a ambos nos mejora y anima…!

Hemos superado las tretas y aprietes, hemos crecido en cantidad y solidez de nuestra representación. El SADOP es hoy, más que nunca, el sindicato continente de todos los docentes privados…!

Pese a los que les pese, hemos inscripto en nuestras crónicas unas jornadas paradigmáticas, militantes, ejemplares…., históricas…!

Hasta siempre.-



© 2005 Todos los derechos reservados.
Santa Fe Planet - Internet & Marketing