Index Site

EFAs, la gran familia

Además de la reflexión personal, los alumnos deben colaborar con la limpieza del establecimiento ya que no hay porteros, ayudar en el comedor, mantener tendida su cama, entre otros quehaceres. Esto los ayudará en el mañana si deciden continuar una carrera universitaria en otra parte. «Saben cómo organizarse, cómo convivir con pares y la separación de sus familias no es traumática porque aprendieron a estar lejos desde los 12 años», comentaron los docentes.
Según subrayaron, el chico de campo es diferente del de ciudad. «Tiene un mayor respeto por las familias, por el docente y disciplina por el trabajo. Está acostumbrado a levantarse a las 5 de la mañana porque debe turnarse con el papá en el tractor o llevar una tropa de caballos a otro lugar. Eso se nota en el ámbito educativo: cuando les destinás una actividad, la hacen sin vueltas y con autonomía».
Las EFAs también contribuyen a evitar el éxodo rural. Aún cuando sus alumnos deciden estudiar una carrera universitaria (muchas veces afín al campo) vuelven a trabajar al medio una vez recibidos. «Entre un 60 ó 70 por ciento de nuestros egresados vuelve al campo como profesional, empleado rural o productor», comentaron.
Finalmente, destacaron que la formación cristiana inculca a los chicos una actitud de respeto a la vida, a la naturaleza, a los valores éticos y de asumir y aceptar la diversidad cultural.


Adaptarse a los cambios

La Ley Federal de Educación y la provincialización de las EFAs fueron dos escollos a superar por el sistema de alternancia. Estas instituciones dependían del Ministerio de Educación Nacional hasta el 93/94 cuando se decidió que pasaran a la provincia.
«Recién ahí nos empezó a conocer el MEC;
tenemos supervisores de la provincia desde hace apenas 10 años», comentaron los representantes de las EFAs que dialogaron con El Borrador. Estas instituciones están nucleadas en la Asociación para la Promoción

de las Escuelas de la Familia Agrícola (Apefa), y a partir del pase a la provincia, se integraron en la UEFAS (Unión de Escuelas de la Familia Agrícola de Santa Fe).
Las instituciones más antiguas no sintieron tanto el cambio del sistema nacional al provincial, pero sí las EFAs nuevas, como la de Colonia Durán que tiene 6 años, la de Intiyaco, con 14, la del Km 50 y la de Colonias Unidas. «Ahí se genera un problema, porque la Nación era más ágil en la incorporación de cargos para el pago de subsidios», reclamó Marco Bastacini.
«Las EFAs de mayor antigüedad ya tenían todos los cargos necesarios, 13 ò 14 personas, pero a nosotros el MEC nos autoriza los docentes pero no reconoce de inmediato el pago de subsidios. Hasta hace un tiempo compartíamos los sueldos de nuestros bolsillos. Es algo que fortalece en lo humano pero debilita los proyectos personales», agregó el profesor.
«El Consejo de Administración pone una cierta cantidad de dinero, lo otro lo juntamos de beneficios para hacer los aportes mensuales a la Caja de Jubilaciones, obra social, etc. Pero a veces seguía faltando plata y nos repartíamos el salario. También nos hacían llegar dinero los docentes de otras EFAs; hay un fuerte compromiso y solidaridad entre las distintas instituciones», contó.
Por otra parte, no es novedad que la Ley Federal de Educación se olvidó de las escuelas técnicas. En el caso especial de la alternancia fue aún peor. «Tuvimos que reestructurar todo lo que teníamos para no quedar aislados; hemos trabajado mucho para adaptar el plan de estudios sin afectar nuestra esencia que es la pedagogía de la alternancia», indicaron los docentes.
Los chicos egresan con el título de Polimodal en Promoción de Bienes y Servicios. No se implementaron ni TTP ni Itinerarios Formativos pero se creó un espacio propio denominado Nº 4 donde canalizan todo lo que tiene que ver con Producciones y Servicios Agropecuarios.
Los trámites requeridos por el Ministerio de Educación hacen, sin embargo, que el plan aún esté en período de experimentación y sin aprobación oficial.


[ 1 ] - [ 2 ] - [ 3 ]