Index Site

Juguemos a leer

Cada Lunes, cada Jueves, al despedirnos de la señorita Alejandrina (Bibliotecaria de nuestro Jardín), se repite la misma historia...

- Seño!! ¿Podemos llevarnos un cuento a la sala así lo lees??
- Bueno, pero primero pídanle permiso a la Srta. Alejandrina.

Y ahí, una docena de angelitos con ojos suplicantes, gira sobre sus talones y enfocan su mirada en Alejandrina diciendo:

- Seño!!!¿ Podemos llevar un cuento a la sala??

Entonces, la Señorita Alejandrina con su mejor sonrisa de mama comprensiva de propaganda de televisión y con mucho orgullo contesta:

Esta bien, les presto uno, el que ustedes elijan, pero...¡cuídenlo! y después de verlo y escucharlo...lo traen otra vez a la Biblioteca para que lo guardemos junto a los otros libros.

Y allí se desencadena «la lluvia de pedidos».

- Yo quiero el de la Tormenta de truenos!!
- Yo quiero el de la mama con panza que va a tener un bebe!!}
- Yo quiero el del pirata!!
- No, no, hoy lee el de Blancanieves...

Todos los lunes... todos los jueves...
¿No es maravilloso que a tan corta edad, los tres años, los niños expresen su gusto por los libros con tanto entusiasmo? Y ni hablar del regocijo intimo de ser parte de esas historias de Lunes y Jueves. Del silencio y la expectativa previos a abrir el libro y dejar fluir la historia, la imaginación; de los ojazos abiertos y asombrados ante la hazaña del héroe.
La ficción le permite al niño crear un espacio imaginario entre su mundo interior y su realidad exterior. En el, esta permitido negociar y ensayar sentimientos, emociones e ideas donde se puede ser el héroe sin dejar de ser uno mismo.


Por ello, aun en el maternal y desde la sala de deambuladores, consideramos tan enriquecedor acercar al niño a los libros pues gracias a una actividad tan placentera como lo es la narración y la escucha del cuento, también es posible enfrentar algunos de los misterios de la condición humana(el nacer, el morir, el crecer, el encontrar, el perder) y los conflictos humanos básicos(la envidia, los celos, el odio, etc) pues al contar un cuento podemos abrirlo al significado que el niño necesita, intuye, reclama.
Algunos consejitos para que nuestros niños se inicien en el placer de la lectura...
* Poner al niño en contacto con el libro desde su primer año de vida.
* Reservar un espacio para los libros, formando así su Primera Biblioteca».
* Compartir las lecturas con los hijos.
* Regalar libros, visitar ferias, librerías y bibliotecas.
* Ser padres lectores ayudara en la formación del habito de la lectura.
* Seleccionar y ofrecer libros de calidad literaria que se ajusten a las características de los niños.
* No enfocar la lectura como otra actividad académica mas. Si la lectura se convierte en un deber mas, el niño se aburrirá y terminará rechazándola.

Ma. Alejandra Ramayo
Docente Sala 3 Años - Turno Mañana