Index Site

Caja de Sorpresa

«Me gusta señalar ese estado de sorpresa que expresan los niños, que desplaza al mundo cotidiano de su eje normativo»
Luis María Pescetti (escritor de textos infantiles)

Camila Bosch Combes – 4 años.
Días atrás, Gastón, el transportista de Camila – entre asombrado y muerto de risa – comenta que al ir a retirarla del Jardín, al igual que todos los días, le preguntó acerca de cómo estuvo su mañana, que hizo en el Jardín, etc... Ella con cara de artista dramática se tomó la cabeza con la mano y dijo:-»¡¡¡Estoy estresadaaaaa!!!...no doy más...» – luego subió al transporte como si nada y continuó su charla con los compañeros.

Milagros Gómez – 3 años
Hace unos días, el papá encuentra que Milagros tiene un librito que estaba hojeando y que trajo de la biblioteca del Jardín.
El papá, para provocarla, le dice: «- Uuuhhh.. no arruines ese libro porque no te van a dejar entrar más a la Biblioteca»
A lo que la nena responde, con los brazos en jarra: - «Si, me van a dejar entrar porque tengo el carnés!!»

Elio Gariboldi – 3 años
Un día, jugando en familia, Elio propuso cantar. Para ello, el papá le acercó un tubo de desodorante y le dijo: «Tomá, usá el MICRÓFONO»
Elio aceptó la propuesta y cuando terminó su canción le dijo a su papá: «-Ahora te toca a vos, tomá TU CRÓFONO»

Agustín Arce – 4 años
Todas las mañanas, cuando Agustín se levanta para ir al Jardín, quiere ser el primero en llegar y por eso le dice a su abuelo. «- Dale, dale abuelo... que me va a ganar Pablito»
Al regresar del Jardín, enojado dice: «-mami...¿viste? ¡ El abuelo no se apuró y me ganó Pablito!!...»

Salita de la Seño Liliana – 3 años
Visitamos la Biblioteca Pedagógica...
Un grupo de la Señorita Lili armó un televisor con una caja. Uno de los chicos colocó un invisible videocasete y todos se dispusieron frente a la inexistente pantalla a mirar la película «Los Increíbles», con total concentración.
En eso, uno de los atentos espectadores protestó:
«-Correte, que no puedo ver...!»

Brisa Antuña Bianchi – 3 años
Cuando llegó el papá a la noche, le preguntó a Brisa cómo le fue en el Jardín y ella le contestó:

«- ¡La que vive en la Biblioteca!!»

Santiago Leguizamón – 3 años
Estaba Santiago saltando sobre la cama.
De repente la mamá escucha que se puso a llorar.
-»¡Santi!.... ¿Qué te pasó?»
-»¡¡Me caí!!... Me duele!!!»
-»¿Adonde te golpeaste? A ver... que te curo»...
-» Acá me «golpié»...acá ....»
-» ¿Dónde?...¿Dónde???...»
( y Santiago señala su frente)
-»Acá en el «nombre del padre»

DIALOGO INFINITO

Suena el teléfono....riiiinngg....rriiiinnnggg...
Señora -»Hola...me podrías pasar con tu mamá?»
Esteban –»Si»
Señora -»Me podrías pasar con tu mamá?»
Esteban – «Si»

Esteban García – 3 años
En el Hospital
La Señorita Gabriela estaba trabajando con una alumna que también se llama Gabriela.

Indagando sobre sus aprendizajes con respecto a la lectoescritura, le acerca un equipo de letras y un pizarrón para que copie su nombre respetando el modelo de las letras. Al ver que lo hacía sin dificultad le pregunta:

«- Gabi.....¿Pero vos podés escribir sin mirar? (aludiendo al equipo de letras) a lo que la nena cierra los ojos y al tanteo comienza a deslizar el marcador por el pizarrón mientras dice. «...no se, a ver....»

La señorita reflexionó toda la tarde sobre la comprensión comunicacional.....


Centro de Jubilados y Pensionados del SADOP

«SAQUE PECHO COMPAÑERO». . .

Dijo Jauretche, escritor, político de raza, bautizó con estas palabras una agrupación que presidió con fines políticos donde no faltó el debate de ideas, la reflexión, el compromiso.

Me pareció una excelente «idea fuerza», para estos días que corren donde los docentes, especialmente los delegados tuvieron que «poner el pecho» a las circunstancias, aclarar, proponer y fundamentalmente ser leales al gremio y confiar en la conducción.

Los resultados animan a seguir, a no ser indiferentes, dando lo mejor de sí desde el trabajo: con respeto y fidelidad a SADOP, es decir a una búsqueda diaria de «SER», poniendo el Pecho a las dificultades.

El Centro de Jubilados y Pensionados de SADOP desde su lugar acompaña, con muchos años vividos (no en vano), con experiencia y haciendo concreto aquello que Pedro Bayúgar una vez nos dijo: Pasivos pero no inactivos.

Hasta el próximo Borrador.
Y . . . a «Sacar pecho compañero».